Cuatro variantes genéticas vinculan personalidad y trastornos mentales