Cuando los defectos físicos se convierten en una obsesión incapacitante