Controlar el estrés desde la infancia ayuda a prevenir trastornos mentales