Científicos suizos demuestran que el LSD diluye la noción del «yo»