La psicoterapia es esencial en el tratamiento del trastorno de personalidad