Urge más investigación del trastorno bipolar en niños y jóvenes