Una nueva forma de estimulación cerebral magnética repetitiva reduce el tiempo de tratamiento para el trastorno bipolar