Un simple análisis de sangre puede ayudar a diagnosticar el trastorno bipolar