Un nuevo método predice cómo responderá un paciente con trastorno bipolar al tratamiento con litio