Un nuevo estudio proporciona un primer vistazo en el cerebro de personas con trastorno bipolar mediante la investigación genética