Un estudio sienta las bases para posibles terapias de trastornos bipolares