Un estudio revela por qué no todos los pacientes con trastorno bipolar responden al litio