Durante muchos años hemos pensado que patologías y enfermedades como el trastorno bipolar o la esquizofrenia son enfermedades que afectan solamente o aparecen en la edad adulta, y eso no es así, también existe la esquizofrenia en niños y el trastorno bipolar en niños. No es así, por varios motivos:

El primero es que aunque sean patologías que muchas veces aparecen los primeros síntomas en la edad adulta, la consecuencia de esos síntomas es que el desarrollo del cerebro a lo largo de la infancia y adolescencia fue normal.

Y lo segundo es que también en algunas ocasiones, hasta un 30% de los casos en la esquizofrenia y más en el trastorno bipolar, incluso los síntomas aparecen ya durante la infancia y la adolescencia. Es posible y se ven casos de trastorno bipolar y esquizofrenia en niños y adolescentes.

¿Qué nos debe hacer sospechar que nuestro hijo, compañero o hermano tiene un trastorno psicótico de inicio en la infancia?

Fundamentalmente varios aspectos que tiene que ver con el funcionamiento normal:

1.- Disminución del rendimiento en el colegio
2.- Su comportamiento se manifiesta de forma extraña o poco esperada.
3.- Tiende a aislarse
4.- Empieza a hablar solo
5.- Temoroso

No siempre todos estos síntomas están presentes, pero que nos deben hacer sospechar que algo no va bien y probablemente haya que llevar a ese menor a su pediatra o su médico de cabecera para que lo derive al especialista.

¿Por qué debemos llevar al niño al especialista?

Porque tenemos tratamientos eficaces y porque sabemos que cuanto menos tiempo este ese menor con esos síntomas mejor va a ser el pronóstico.

Cuanto antes se empiece con el tratamiento, tanto el de intervención psicoterapeutica como el farmacológico, mejor va a ser el pronóstico a largo plazo.

Lo que sucede durante la edad de 10 años a 17 años es muy importante de cara al pronóstico.