Trastorno bipolar y creatividad: un vínculo complejo