Trastorno bipolar: ni una única enfermedad ni un solo origen