Existen tantos trastornos bipolares como pacientes. Nos gusta pensar que tratamos enfermos, no enfermedades: cada persona es un mundo, y su modo de enfermar es distinto.

Hay cuatro grandes subtipos de trastorno bipolar:

  • Tipo 1
  • Tipo 2
  • esquizoafectivo
  • ciclotimia.

Las diferencias tienen que ver con el curso de la enfermedad. En el Tipo 1 se alternan fases de manía, hipomanía o mixtos. En el Tipo 2 se mezclan fases depresivas y fases hipomaníacas, y los pacientes afectados sufren muchos más episodios que los de Tipo 1. El esquizoafectivo, por su parte, cursa similarmente al Tipo 1, pero con la presencia de síntomas psicóticos. Por último, la ciclotimia es una forma atenuada, y el paciente, pese a que pasa por episodios de alegría y tristeza, no llega a constituir criterios para depresión o manía.