Se tarda más de seis años de media en diagnosticar correctamente el trastorno bipolar