El mal funcionamiento de una proteína podría ser la causa de los pacientes con trastorno bipolar que responden al litio