Patrones cerebrales comunes en el TDAH y el trastorno bipolar pueden ayudar al diagnóstico