El trastorno bipolar está causado por una disfunción en los mecanismos del sistema límbico, el llamado “cerebro emocional”, que es el que regula las emociones y consigue que sean estables, regulables y coherentes con lo que nos sucede.

En el caso del trastorno bipolar, las emociones fluctúan de un modo autónomo, sin obedecer a causa ninguna. Puede ser una enfermedad grave con episodios de importancia y a veces requiere ingreso; es crónica, se padece por vida, y no es curable…

Lo que no quiere decir que no sea tratable, y en la actualidad los tratamientos permiten que la mayoría de personas puedan llevar una vida relativamente normal, ser funcionales y conseguir los éxitos que se habían trazado.


Qué no es el trastorno bipolar

Casi tan importante como saber qué es el trastorno bipolar, es saber qué no es. Para empezar no es un problema psicológico, no es una demostración de debilidad de quien lo sufre; tampoco es una forma de ser, ni es un tipo de identidad.  En este sentido, hay que recordar a las personas que sufren esta enfermedad que no son bipolares, sino que sufren el trastorno bipolar. El tema no

Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. Se caracteriza por periodos alternantes en los que la persona se siente hiperactiva, irritable, con plena disposición de su energía, y puede aparecer euforia y ansiedad. Pero hay fases de todo lo contrario: la persona está decaída, fatigada, desesperanzada, triste, con problemas para dormir… Es lo que conocemos por “depresión”. Trastorno Bipolar El