Mitos sobre el trastorno bipolar que no son ciertos