Los trastornos psiquiátricos han aumentado en la población fumadora