Los smartphone pueden detectar los cambios en el estado ánimo en pacientes con trastorno bipolar