Los pacientes con trastornos mentales graves tienen más riesgo de muerte después de sufrir una infección