Los pacientes con trastorno bipolar tienen una menor disponibilidad en el cuerpo de los ácidos grasos Omega-3