Los niños más inteligentes podrían ser más propensos a desarrollar trastorno bipolar