Los adultos con trastorno bipolar tienen el mismo riesgo de sufrir ansiedad que depresión después de la fase maníaca