Los adolescentes pueden experimentar retrasos en la progresión bipolar después de un trastorno depresivo mayor, según un estudio