Los adolescentes con depresión o trastorno bipolar tienen más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular