Las personas con trastorno bipolar tienen menos materia gris en las regiones del cerebro que controlan las inhibiciones y las emociones