Los padres cuyas parejas tienen esquizofrenia o trastorno bipolar tienen más riesgo de sufrir problemas mentales