Las infecciones por levaduras están vinculadas a la esquizofrenia y el trastorno bipolar