Las gafas de color ámbar podrían reducir los síntomas de manía en pacientes con trastorno bipolar en sólo tres días