La mitad de las personas con trastorno bipolar no están diagnosticadas