Dia mundial del TB-01

A pesar de los avances en el conocimiento de las enfermedades mentales en las últimas décadas, el trastorno bipolar es una de las patalogías que más tarda en diagnosticarse correctamente. Hasta el 31% de las personas afectadas reciben un diagnóstico erróneo de depresión posponiendo por tanto el correcto tratamiento farmacólogico y terapéutico del trastorno bipolar que padece. Cinco años es la media de tiempo en que tarda en diagnosticarse correctamente el trastorno bipolar y casi la mitad no están diagnosticadas, según asegura el jefe de la sección de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, el doctor José Manuel Montes en declaraciones a Europa Press.

Una de cada tres personas que sufren trastorno bipolar ha vivido más de diez años con síntomas de la enfermedad antes de su diagnóstico. Un correcto diagnóstico a tiempo favorece el tratamiento adecuado ahorrando sufrimiento al paciente, y permitiéndole que pueda llevar a cabo una vida normal, lo que se logra en la gran mayoría de los casos. El abuso de sustancias se asocia de forma frecuente con el trastorno bipolar. Así, la prevalencia de vida es del 40% o superior para el abuso de alcohol y otras drogas en el trastorno bipolar I y del 20% en bipolar II. Las alteraciones cognitivas están presentes en un 40-60 por ciento de quienes padecen esta patología y pueden incrementarse durante los episodios de manía o depresión y persistir durante los periodos de estabilidad anímica. Son, en gran parte, consecuencia de la propia enfermedad, y resultan más evidentes con el paso del tiempo, la evolución o progreso del trastorno.

El trastorno bipolar es una enfermedad para la que existe tratamiento, basado en la combinación de tratamiento farmacológico y psicoeducación. Sin embargo, el cumplimiento o adherencia al tratamiento no es sencillo de alcanzar como lo demuestra el hecho de que, en mayor o menor medida, la mitad de los pacientes no realiza el tratamiento de la forma prescrita.