La irritabilidad y la ansiedad están fuertemente vinculadas al trastorno bipolar