La intervención temprana del trastorno bipolar evita dificultades clínicas