Los episodios de agitación, que provocan angustia, ansiedad y pérdida de control, provocan tres de cada diez urgencias psiquiátricas en personas con esquizofrenia o trastorno bipolar (TB), según informó este lunes el doctor José Manuel Montes, jefe de sección de Hospitalización de Agudos del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Montes explicó que la esquizofrenia y el trastorno bipolar pueden presentar episodios de agitación de diferente intensidad. La agitación se caracteriza por la presencia, en escalada, de síntomas de hiperactividad motora como inquietud, gesticulación o deambulación y que se acompaña de un estado afectivo de ansiedad (cólera, pánico o euforia) y, en los casos de mayor gravedad, desinhibición verbal, falta de conexión ideativa, pudiéndose llegar a producir, en los casos más severos, conductas violentas involuntarias.

Una persona afectada por esquizofrenia o TB puede padecer una media de 12 episodios de agitación al año. En España, casi un millón de personas sufre estas patologías y su conocimiento, reconocimiento y abordaje todavía representa un reto para las administraciones, las políticas sanitarias y los profesionales de la salud, así como para los cuidadores y personas afectadas.

El psiquiatra del Hospital Ramón y Cajal señaló en un comunicado que “cerca del 12% de las urgencias atendidas en los servicios de emergencias son por causas psiquiátricas y de éstas, el 30% están provocadas por una crisis de agitación. Además, el 90% de los pacientes agitados llega en un estado de agitación severo difícil de revertir y que puede precisar de ingreso hospitalario con una estancia media de tres días”.

La intervención en estados leves o moderados podría evitar hasta un 50% de ingresos hospitalarios. Una de las asignaturas pendientes que tenemos es mejorar la experiencia del paciente agitado en el entorno hospitalario, ya que con frecuencia, es traumática (contención mecánica o inyección i.m.)”, añadió.