Investigadores relacionan el trastorno bipolar con la inspiración