Investigadores identifican rasgos hereditarios relacionados con los ciclos de sueño-vigilia y la actividad cerebral