Investigadores descubren seis posibles biomarcadores de proteínas para diagnosticar el trastorno bipolar