Investigadores estadounidenses han descubierto un grupo de proteínas que podría ser utilizado como biomarcador para identificar el trastorno bipolar, lo que facilitaría el diagnóstico de confirmarse y por tanto se podría iniciar el tratamiento desde un primer momento antes de que la enfermedad produzca efectos irreparables en el cerebro. El doctor Marcos Frye, jefe de psiquiatría y dpsicología de la Clínica Mayo, de Rochester en Estados Unidos dirigió un estudio en el que examinaron 272 proteínas de 288 muestras de sangre de pacientes. De los participantes en el estudio, 46 ​​fueron diagnosticados con depresión bipolar I, 49 con depresión bipolar II y 52 con depresión unipolar. Las muestras se compararon con un grupo de control de 141 sujetos sin ningún trastorno mental.

Tras analizar estas muestras  después de correfir las múltiples variables que podrían influir en estos niveles de poteínas se encontraron un total de 73 que difieren entre los cuatro grupos estudiados. Sin embargo, hubo una diferencia significativa en seis proteínas en los pacientes con trastorno bipolar tipo I en comparación con el grupo de control, según informaron los investigadores en la revista Translational Psychiatry, que podrían ser por tanto utilizados como biomarcadores de la enfermedad. “El potencial de tener una prueba biológica para ayudar a diagnosticar con precisión el trastorno bipolar supondría un gran beneficio en la práctica médica”, dijo Frye en un comunicado. “Ayudaría a los médicos a elegir el tratamiento más adecuado en diagnósticos difíciles y personalizar así el tratamiento”, añadió. También examinaron si los medicamentos tomados por los pacientes como antipsicóticos, litio o antidepresivos, podrían estar detrás de estas diferencias en los niveles de proteínas. Aunque sus comparaciones sugieren que algunos medicamentos podrían aumentar la diferencia en los niveles no parecía significativo.

Los investigadores señalaron que su trabajo es “uno de los primeros estudios para evaluar la viabilidad de la aplicación de tecnología de alto rendimiento de inmuno ensayo multiplexado tratando de distinguir diferentes tipos de trastornos del estado de ánimo”, y añaden los resultados deben ser replicados en un estudio más amplio. Estas seis proteínas que Frye y sus colegas identificaron como posibles biomarcadores están involucrados en una serie de procesos, los cuales algunos ya habían sido previamente vinculados a la cognición, trastornos psiquiátricos, y la función cerebral.