El retraso en el diagnóstico del trastorno bipolar, particularmente en aquellos con trastornos de alcohol y abuso de sustancias, puede provocar que el tratamiento que reciben no sea efectivo, según un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del Kings College de Londres.

Entre las personas con diagnósticos previos de trastornos de uso indebido de alcohol o de abuso de sustancias es más complejo detectar el diagnóstico del trastorno bipolar ya que se atribuyen los síntomas al alcohol, en lugar de considerar desde el principio que se trata de un diagnóstico de trastorno bipolar o diagnóstico dual de ambos trastornos. El diagnóstico dual es cuando alguien con una enfermedad mental también abusa del alcohol o de otras drogas.

No reconocer y tratar el diagnóstico dual provoca peores resultados porque el alcohol y las drogas pueden empeorar los síntomas de la enfermedad mental, así como reducir la efectividad del tratamiento. Investigaciones anteriores también sugieren que las personas con síntomas de manía, hipomanía o depresión tienen mayor riesgo de desarrollar trastornos de alcohol y abuso de sustancias después de la aparición inicial de estos síntomas.

“Nuestros hallazgos sugieren que el trastorno bipolar podría no diagnosticarse en ciertos grupos de personas, como aquellos que abusan del alcohol o sustancias ilícitas, lo que provoca retrasos sustancialmente más largos en recibir un tratamiento efectivo”, asegura el Dr. Rashmi Patel del Departamento de Estudios Psicosis en el IoPPN, del Kings College de Londres. “Tenemos que desarrollar mejores estrategias para identificar el trastorno bipolar, quizás a través de servicios de intervención temprana especializados, con el fin de ofrecer un tratamiento adecuado antes. Esto es particularmente importante porque los tratamientos son más eficaces si se les da más temprano que tarde”, agregó.

Existe la evidencia que el retraso de diagnóstico del trastorno bipolar es de dos meses de media pero en las personas que abusan de sustancias el promedio aumenta hasta los dos años, con algunos retrasos que sufren de más de cinco años.