Estudian la asociación entre tener un historial familiar de trastorno bipolar y un mayor riesgo de violencia en pacientes ingresados por manía