Esquizofrenia, trastorno bipolar y depresión comparten genética