Embarazadas con trastorno bipolar tienen un alto riesgo de sufrir psicosis postparto