Una de las preguntas que nos encontramos con más frecuencia que nos hacen nuestras pacientes es sobre el embarazo. El trastorno bipolar es una enfermedad que debuta en la juventud, hacia los 30 años o incluso antes , y es una época en que muchas de las mujeres se plantean el ser madres. Nosotros lo que siempre decimos es que si, que se pueden tener niños, pero que lo más importante es poder preveer el momento y que durante este tiempo se pueda realizar un control. Lo que pedimos es venir antes de iniciar todos los procesos para tener la criatura, para que nosotros podamos controlar los fármacos y evitar posibles recaídas o descompensaciones del estado de ánimo.