El trastorno bipolar se vincula más con la muerte prematura que el tabaquismo