El trastorno bipolar puede llegar a tardar diez años en diagnosticarse