El temperamento de los niños de madres con trastorno bipolar es un indicador de riesgo de la enfermedad