El objetivo del tratamiento en los trastornos bipolares debe ser lo más ambicioso posible