El consumo de cannabis empeora a los pacientes con trastorno bipolar durante los episodios maníacos-mixtos